lunes, 26 de enero de 2015

Preparando la papeleta de conciliación

Paloma nos cuenta:

Voy a interponer papeleta de conciliación y la dirección que tiene la empresa como domicilio social no es válida porque no hay nadie.

¿Que dirección pongo? ¿la del centro de trabajo que pertenece a otra ciudad?
¿tendría que presentar en la otra ciudad la papeleta de conciliación? 
Yo resido en la misma localidad donde está el domicilio social de la empresa. 
¿Qué pasa si no le notifican por desconocido? 
¿Se pasaría el plazo de los 20 días para impugnar el despido?

lunes, 19 de enero de 2015

Retribución en un contrato en prácticas

María nos cuenta:

Llevo algunos meses con un contrato en prácticas a jornada completa, la duración del mismo es de dos años.

Estoy percibiendo lo que  me han informado es el 60% de lo que me correspondería por convenio. Según me han contado el segundo año se debería incrementar. ¿Es cierto? De ser así ¿cuanto sería el aumento?

jueves, 15 de enero de 2015

Sucesión de empresa con convenio colectivo sin vigencia y efectos o no de la ultraactividad

Pedro nos cuenta:

Somos una plantilla de 15 trabajadores que estamos inmersos en un proceso de sucesión empresarial. En la empresa actual nuestras condiciones de aplicación  son las del convenio colectivo que según nos han informado ha agotado su vigencia sin que las partes hayan llegado a negociar uno nuevo. La nueva empresa se agarra a esto para indicar que no se encuentra sometida a los efectos del convenio de aplicación y por tanto en el caso de incorporarnos a ella las condiciones serían sustancialmente peores. ¿Es correcto eso? ¿Qué podemos hacer?

Con la entrada en vigor sucesivamente en la legislación de RDL 7/2011, RDL 3/2012, Ley 3/2012 y posteriores se rompió la llamada ultraactividad de los convenios colectivos, esto es, que permanecieran vigentes hasta que las partes negociaran otro convenio colectivo.

Esto en la práctica suponía que denunciado el convenio colectivo por una de las partes este perdía su eficacia y por tanto el convenio colectivo o normativa de ámbito superior.

No obstante, la legislación es ambigua en ciertas partes, lo que ha llevado a que desde su entrada en vigor hayan sido bastantes y muy dispares los pronunciamientos judiciales.

Resulta interesante sin embargo la sentencia del asunto C‑328/13 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (Sala Cuarta) que en un conflicto que recuerda al expuesto se ha pronunciado de la siguiente manera que resulta muy aclaratoria respecto a las directivas que armonizan la legislación laboral de los estados miembros de la Unión Europea:

[...] constituyen «condiciones de trabajo pactadas mediante convenio colectivo» en el sentido de esta disposición las condiciones de trabajo establecidas mediante convenio colectivo y que, conforme al Derecho de un Estado miembro, a pesar de haber sido denunciado dicho convenio, mantienen su efectos sobre las relaciones de trabajo que estaban directamente sometidas a él antes de que fuera denunciado y en la medida en que dichas relaciones de trabajo no estén sometidas a un nuevo convenio colectivo o no se llegue a un nuevo acuerdo individual con los trabajadores afectados.

martes, 13 de enero de 2015

Dudas sobre la fecha de jubilación y los efectos

Antonio nos cuenta:

Tengo 65 años y casi un mes. He trabajado y cotizado durante 36 años y once meses según consta en mi vida laboral y en el periodo de 15 años anterior a los 65 años he trabajado sin que haya periodos en los que no estuviera de alta, es decir, he trabajado 15 años de los 15 posibles.

Debí haber tramitado la jubilación desde el día en que cumplí los 65 pero pensé que debía esperar ya que tenía entendido que en 2014 la edad de jubilación era de 65 años y 2 meses.  Hace un par de días he procedido a regularizar la situación.

¿Tendré problemas al no haber presentado la solicitud en la fecha prevista?

martes, 9 de diciembre de 2014

9 consejos para salir vivo de tu comida de empresa

por Ana Aguado                                                                             "Abreviar la cena: prolongar la vida"
                                                                                                                           Benjamin Franklin

Quizás sea demasiado tarde, pero si aún eres de esos pocos afortunados que están a punto de asistir a la comida anual de empresa, deberás grabarte a fuego este artículo para que el trabajo de todo un año no se vaya al carajo.

Ya puedes haber sido la mano de derecha de tu jefe, haber conseguido cosas grandes para tu empresa incluso pueden haberte convertido en “el elegido” para liderar un nuevo ciclo, sin embargo, todo lo anterior dará igual si la lías parda en tu comida de empresa.

Aún sabiendo que no harás ni puñetero caso, me voy a tomar la licencia de darte nueve consejos para que salgas vivo de tu comida de empresa, atiende:
  1. Empieza reduciendo las posibilidades de ser la estrella del evento. “¿Sabes dónde queda el sitio?” “¿Por qué no vamos antes y empezamos a tomar algo?”,  te suenan estas frases ¿verdad?, pues no, olvídalo, siempre que puedas, sé prudente y no empieces la fiesta antes de tiempo, lo agradecerás. Aplícate el cuento para las horas posteriores.
  2. No te chispes. A pesar de que la comida y las copas las pague la empresa, no es el momento de pillarse la cogorza del año y beber como si no hubiera un mañana. Recuerda que aún siendo gratis, no es un fiestón con tus colegas, es una prolongación distendida de tu jornada de trabajo.  No pises el cable.
  3. No seas “bocachancla”. Cuando vas a la cena de empresa debes tener en cuenta que el lunes debes volver al lío, por eso, no critiques a compañeros, responsables, excolegas o contar cosas que sólo harías a tu grupo más íntimo de amigos. No confundas el ambiente relajado con la confianza….controla tu lengua, además, con el tiempo esa charla amable se puede volver en tu contra.
  4. Asúmelo, no eres Billy Elliot.  Ni eras ni serás después de la fiesta un gran bailarín, así que, cuidado con esos bailes que dislocan caderas y que hacen peligrar tu integridad física. En tu éxtasis creerás que todos alucinan con tus movimientos, pero en realidad, todos se están descojonando de tus contoneos. Reflexiona, la comida de empresa no es lugar para dar rienda suelta a tu espectáculo. 
  5. No te disfraces. En muchos casos, es en estos eventos donde la gente quiere demostrar a sus compañeros parte de su poderío y aprovechan para lucir sus mejores galas y abalorios. La sorpresa puede ser mayúscula en el caso de que el personal de la empresa use uniforme, donde no te puedes acostumbrar a la marca de identidad de los miembros de tu equipo. Con esto te queremos decir algo muy claro: no te disfraces, vas a una comida con compañeros no a presentar las campanadas, usa el sentido común. 
  6. Ojo con tus instintos. Este es entre todos un muy mal día para ligar. Es más que probable que aquel chico de otro departamento que es tan amable contigo, sea realmente amable y no esté enamorado de ti hasta las trancas. No olvides que después de la fiesta, el lunes tendrás que volver al trabajo y a menos que lo hagas en una empresa grande, estarás obligada a cruzarte con tu víctima y expiar tus vergüenzas. “No way” en el caso de los jefes, para ellos hay que tener un potente inhibidor de hormonas. 
  7. Mi jefe, ese gran amigo.  Si por motivos ajenos a tu consciencia (já!) has cruzado la linea del consejo 2, es decir, vas piojo piojo, no cometas el error garrafal de tener un ataque de sinceridad con tu jefe. Aunque a ti te lo parezca, no sois amigos del alma y seguramente lo que tú le digas a él no le interese. Aunque muchos expertos sugieren que en las cenas de empresa todos somos iguales, mienten como bellacos,  ningún responsable espera con gusto que un subordinado critique su forma de actuar e intente hacerlo cambiar, respeta las escalas, ni siquiera en pleno subidón debes saltarte los rangos.
  8. ¡¡¡Foto foto foto!!! Soooooooo ¿dónde crees que vas?...serán varias las ocasiones que escuches este grito en la fiesta, pero calibra, a menos exposición menos riegos de que existan pruebas de tus desvaríos. Toma nota al siguiente consejo que va unido a este.
  9. Redes sociales + comida empresa = desastre absoluto. Lejos quedaron aquellos eventos de empresa donde lo que allí pasaba, allí se quedaba. Sin embargo, las redes sociales pueden multiplicar por mil tu popularidad y tu lanzamiento más veloz a ser lo más visto, compartido y comentado dentro de la empresa. Si puedes elegir, escoge ser siempre de los que comentan la jugada no el centro de todas las risas y miradas.  
Está claro que las comidas de empresas se organizan para pasarlo bien, pero controla y no insistas en ser el protagonista de una fiesta donde tus momentos más brillantes queden inmortalizados para el resto de tus días. No te la juegues, un juerga con demasiado público y desfase puede poner en entredicho tu reputación profesional.

En resumen, se puntual, come y bebe de forma moderada, escoge un look adecuado, ríete un rato con tus compis y tus jefes y vuelve pronto a casa. No, no te estoy vacilando, marcharse en el pre-desfase es en muchos casos lo más inteligente, aunque hacerlo te de un bajón mortal.

Ya me contaréis si habéis seguido mis consejos. 

Feliz comida o cena de empresa!

Imagen:google